About

scrapcosy raquel
En castellano por aquí / Spanish here
Welcome to scrapcosy! I’m Raquel (although some people also call me Rachel) and this is my blog. Here you’ll find inspiring posts about the things that I love most: paper crafts (such as scrapbooking and card making), sewing projects and tea.

I’m originally from Barcelona and you will be able to tell that from my accent in my youtube videos, but I’ve lived in London for quite some time, so you may be able to spot that too. I love both cities, London is huge, full of possibilities, you can never get bored of it, there is always something new to do or to discover. Lovely neighbourhoods, amazing houses, all different from each other. Barcelona on the other side is quite smaller, outstanding architecture, amazing food and with a different magic in the air, it could be the weather, the people or it could be just that it’s my city 🙂

How I started crafting

I love crafts. Since I was a little girl I used to create things. One of my first hobbies was creating bracelets and other jewellery out of beads and threads for my friends and family. When I was a teenager I changed the plastic beads and thread for swarovski crystals and silver and wire and I created many pretty pieces, some of which my mum still has in her chest of drawers. That was my favourite hobby at that time.

Besides jewellery, my mum had a sewing machine and in my school in every carnival party the class would chose a theme and you would have to get a costume for yourself. Up until 11 years old, the costumes could be made by just opening my wardrobe (or my mum’s wardrobe) and put on anything suitable or just by creating something out of paper. But when I turned 13, the costume for that year would be a tree leaf… OK, I didn’t have anything like that, so I bought a green-brownish piece of fabric and asked my mum how to thread and setup the sewing machine. The machine was something familiar for me, since not only my mum had one, but also my grandma used to sew all the time (she used to sew collars by way of living). It may have been in my blood for quite some time but just I didn’t know that yet… After some trial and error I sewed something similar to a leaf and so my interest on sewing started. Other costumes and afterwards duve covers and other simple things followed and since then I’ve always had a sewing machine by my side and a new project in my mind.

But that’s not all, one unexpected day in 2007 I visited a shop (Raima, in Barcelona, Carrer Comtal, close to where I used to live at that time) and I came across an artifact which the shop assistant, whose face I still remember, described me as a stamp set, by Aladine. She told me that the piece of silicon was supposed to be sticked to an acrylic block and then you would apply some ink and you could stamp the image anywhere. To which I replied “Oh, that looks really nice” and she told me “Be careful, this can become addictive”. I didn’t believe her at that time, I thought she was exaggerating. How wrong I was… That day I only bought one stamp set and one inkpad (bronze, because she insisted that black was too boring) but that was enough… Some weeks later I discovered the eyelets, then the brads, the punches, the embossing and then it was too late, I had become a scraper without realising it. So many options, so many possibilities.

Today I have a huge collection of stamps and tools and I still feel those butterflies in my belly when I enter a crafts shop.

Tea time

I count myself very lucky since my first experience with the tea was on my first trip to London in 1995, with my parents (I was 13 at that time) and we went to Fortnum&Mason for an afternoon tea (we were in London and that was a must). I was too small for having tea everyday so that day for me was special, I was sharing a grownup social event. I still remember how that Royal blend tasted for the first time. From that visit we bought a tea caddy which became part of the kitchen decoration, forgotten on a shelve for around 4 years.

Then, when I was 17, I don’t remember how it was but I got held of the caddy and when I opened it I smelled the tea and I was suddenly back in London, in Fortnum & Mason (it’s surprising how the smells get you back to the past!) so I decided to prepare a cup of tea which tasted very similar to that first one, despite my inexperience.

I was too spoiled, that F&M tea, even being 4 years old, was much better than any other tea served at that time in many bars in my city. If you asked for a tea with milk, they would serve you a mug of hot milk (no water) with a tea bag inside which was completely different (and awful) than the loose tea experience. So I gave up the tea for a while until I started university and I came across a shop which is really famous in Barcelona now (Teashop) which sold loose leaves tea and so I bought my first set of teas.

From then onwards, my passion for tea has grown and I find it really difficult to stop myself from buying tea in every nice shop that I find. My favourite tea is the black one, specially earl grey variations and my beloved Royal Blend, which I always keep on my pantry. I also love Darjeeling and japanese green tea (but not the european green tea version).

And of course I love teapots, china and cosies (hence one of the reasons for the name of the blog) and all around the tea time ceremony, including scones, strawberry preserve (my favourite again, strawberry and champagne preserve, by F&M).

You can tell that my perfect afternoon involves either sewing or scrapping, having a teapot by my  side and a couple of scones 🙂

If you reached this far, congratulations! That was a long read through! I hope you had fun and you enjoy the blog. Feel free to visit, comment and subscribe if you feel like. Thanks for reading!  🙂


 


scrapcosy raquel

 

SOBRE MI
Bienvenidos a scrapcosy! Soy Raquel (aunque algunos amigos también me llaman Rachel) y este es mi blog. Aquí encontrarás algunos posts que espero que te inspiren sobre las cosas que más me gustan: las manualidades (como el scrapbooking y la tarjetería), la costura y el mundo del té en general.

Soy de Barcelona, pero llevo ya una buena temporada viviendo en Londres. Me encantan las dos ciudades, Londres es enorme, llena de posibilidades, nunca te aburres de ella, siempre hay algo nuevo que hacer o algo nuevo por descubrir. Barrios encantadores, casas sorprendentes, todas diferentes entre sí. Barcelona, ​​por otro lado, es más pequeña y manejable, tiene una arquitectura impresionante, la comida es increíble y tiene una magia diferente en el aire, podría ser el clima, la gente, o podría ser simplemente que es mi ciudad y me encanta 🙂

Cómo empecé en el mundo de las manualidades…

Me encantan las cosas hechas a mano. Desde que era niña solía crear cosas. Una de mis primeras aficiones fue la creación de pulseras y otras joyas de abalorios e hilos para mis amigos y familia. Ya de adolescente, cambié las cuentas de plástico e hilo por cristales swarovski y cadenas y alambres de plata y he llegado a crear piezas bastante bonitas, algunas de las cuales mi madre todavía conserva en su cajonera. Ese era mi hobby favorito en aquel momento.

Además de joyas, mi madre tenía una máquina de coser y en mi cole en cada fiesta de carnaval, cada clase elegía su tema y luego en casa cada uno se preparaba su disfraz para la ocasión. Hasta que cumplí los 12 fue relativamente fácil apañarse un disfraz, abría mi armario (o el armario de mi mami) y cogía lo que pareciese más adecuado para la ocasión o simplemente me hacía algo de papel o de cartón. Pero cuando cumplí 13, aquel año tocaba disfrazarse de hoja de árbol (no preguntéis como llegamos a ese disfraz, porque no me acuerdo)… Bueno, yo no tenía nada que me sirviese en esa ocación, así que compré un trozo verde amarronado de tela (un poco feo, la verdad pero qué le vamos a hacer…) y le pregunté a mi mami cómo se enhebraba y se ponía en marcha la máquina de coser. Para mí, la máquina de coser me era algo muy familiar, ya que no sólo mi madre tenía una, sino también mi abuela (mi yaya) quien solía coser todo el día (la utilizaba para coser cuellos de camisas y sacarse así unos cuartos, como dice ella) y mi otra abuela no cosía, pero sí tejía. Puede que la costura ya estuviese en mis genes desde hacía bastante tiempo, pero yo eso aún no lo sabía… Después de un poco de prueba y error me cosí algo similar a una hoja y a partir de ahí empezó mi interés en la costura. Otros disfraces, cojines, fundas nórdicas y cosas sencillas vinieron a continuación, llegando hasta el patchwork (siempre a máquina, no tengo paciencia para coser a mano) y desde entonces siempre he tenido una máquina de coser a mi lado y un proyecto de costura en mente.

Pero ahí no acaba todo, un día inesperado en 2007 visité una tienda (Raima, en Barcelona, ​​Carrer Comtal, cerca de donde yo vivía en ese momento) y me encontré con un artefacto que la dependienta de la tienda, cuyo rostro aún recuerdo, me describió como un set de sellos, de Aladine. Me dijo que se suponía que la pieza de silicona (el sello) se pegaba temporalmente a un bloque acrílico y entonces aplicando un poco de tinta podías estampar la imagen en cualquier lugar. A lo que respondí: “Oh, qué chulo!”, y ella me dijo “Cuidado, que esto es adictivo”. Yo no me lo creí en ese momento, pensé que estaba exagerando. Qué equivocada estaba… Ese día sólo compré un set de sellos y una tinta (bronce, porque insistió en que el negro era demasiado aburrido) y a partir de ahí caí en la trampa… Unas semanas más tarde descubrí los ojales, a continuación, los brads, las perforadoras, el embossing y entonces ya era demasiado tarde, me había convertido en una scraper sin darme cuenta. Tantas opciones, tantas posibilidades.

Hoy tengo una enorme colección de sellos y herramientas y aún así todavía  siento esas mariposas en el estómago cuando entro en una tienda de scrap.

Teatime – La hora del té

Me siento muy afortunada por poder decir que mi primera experiencia con el té fue en mi primer viaje a Londres en 1995, con mis padres (yo tenía 13 años en ese momento) y nos fuimos a Fortnum&Mason para tomar el té de la tarde (estábamos en Londres y era lo que tocaba, como buenos turistas que éramos). Yo era demasiado pequeña para beber té todos los días así que ese día para mí fue especial, entré por un instante en el mundo adulto, participando en un evento social nuevo para mí. Todavía recuerdo el sabor de ese primer Royal Blend que tomé. A raíz de esa visita nos compramos una lata de té que se convirtió en parte de la decoración de la cocina, olvidada en una estantería durante unos 4 años (de hecho la veíamos cada día, encima de la campana de la cocina, ese era su sitio).

Entonces un día, a mis 17, no recuerdo cómo fue pero acabé con la lata de té en la mano y al abrirla para ver si aún había té, el aroma que salió me llevó de nuevo a Londres, a aquel día en Fortnum&Mason y pude recordar hasta el sabor del té (es sorprendente cómo los olores te pueden devolver por un instante al pasado!), Así que decidí prepararme una taza de té y sorprendentemente me supo igual que la primera, a pesar de ser la primera vez que preparaba un té en toda mi vida.

Me había malacostumbrado, el té de F&M, aun siendo de hacía 4 años, era mucho mejor que cualquier otro té que te sirviesen en ese momento en muchos bares en mi ciudad. Y si encima pedías un té con leche, te servían una taza de leche caliente, que no hirviendo, (sin agua) con una bolsa de té y el resultado era una bebida horrible y completamente diferente a la experiencia de mi Royal blend de hojas sueltas. Así que dejé de lado el té por un tiempo hasta que empecé la universidad y me topé con una tienda que es muy famosa en Barcelona ahora (Teashop) y que vendían té a granel, en paquetitos y allí compré mi primer set de té.

A partir de entonces, mi pasión por el té se disparó y ahora me resulta muy difícil salir de una tienda bonita de tés y no comprarme ninguno. Mi té favorito es el negro, en especial las variedades de Earl Grey y por su puesto mi estimado Royal Blend, del que siempre tengo una lata que voy reponiendo. También me encanta el Darjeeling y el té verde japonés (pero no la versión de té verde europeo).

Y por supuesto me encantan las teteras, las tazas y los cacharitos de porcelana, las fundas de tetera o “cosy” en inglés (de ahí una de las razones del nombre del blog) y todo lo relacionado con la ceremonia de la hora del té, incluyendo los scones, la mermelada de fresa (mi favorita es la de fresas y champagne , de F&M, como no).

Se puede decir que mi tarde ideal la paso cosiendo o haciendo scrap, con una taza de té a mi lado y un par de scones con mermelada 🙂

Bueno, si has llegado hasta aquí, mi enhorabuena! No era una lectura cortita que digamos, pero ahora ya me conoces un poco más! Espero que te hayas divertido y a seguir disfrutando del blog! Visita todo lo que quieras, comenta y suscríbete si te apetece. Gracias por leer! 🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s